sábado, 14 de diciembre de 2013

EDDLC - Capítulo 1: Una terrible noticia

-¿Qué? -espeté atónita mientras mi madre me miraba con una exasperante mezcla de compasión y molestia. Era una idea absurda, inconcebible, ridícula y... aterradora. Sobre todo aterradora.
 
-Noelia, por favor, no alces la voz -me reprochó mi madre -. Ya te lo he explicado. A tu padre lo han trasladado en la empresa y tenemos que mudarnos. Le han avisado hoy y tenemos que estar instalados mañana, así que nos vamos ahora mismo. Ya tenemos preparada una casa nueva y el camión de mudanzas está esperando. No te estoy pidiendo tu permiso porque esto es algo que va a suceder te guste o no. Venga, si Raúl y Emma no han puesto ni una pega.
 
        No, por supuesto que no. ¿Cómo iban dos críos de cuatro y siete años a poner pegas a algo cuya magnitud no alcanzaban a comprender? Sin embargo, sabía que protestar o montar una escena no iba a servirme de nada ahora, por lo que, pisando tan fuerte como me lo permitían mis viejos playeros, me fui a mi habitación.
 
        No me lo podía creer. ¡A Asturias! Al otro lado del país, nada menos. ¿Es que acaso no había ningún lugar más cercano para trasladar a mi padre? Y tenía que ser precisamente este año, el año en que empezaba el bachillerato. Como si tener que asistir a clase a un edificio distinto, con asignaturas distintas, profesores distintos y compañeros distintos no fuera ya suficientemente malo de por sí. Ahora la certeza de que en mi clase no habría nadie conocido era absoluta.
 
        Mudarme significaría decir adiós a mi ciudad, despedirme de mis amigos, dejar atrás nuestros viejos escondites, nuestras bromas y quedadas, nuestras risas, nuestros secretos, nuestras promesas.
 
        La rabia corría caliente por mis venas, y sentí que en ese instante podría hacer cien largos en la piscina más grande del mundo sin siquiera pestañear. La energía negativa se acumulaba bajo mi piel, y la descargué de golpe lanzando una desdichada camiseta azul contra la pared. No quería irme. No era justo.
 
        Y así, tras una infructuosa lucha contra mi ropa y otras pertenencias, salí al pasillo con las maletas. Me di la vuelta para observar una última vez la que había sido mi habitación durante quince años. Parecía melancólica y fría sin mis cosas colonizando suelo y paredes. Un velo de lágrimas amenazó con nublarme la vista, pero yo lo sequé sin contemplaciones con la manga de la camisa. Cogí las maletas y me dirigí a la puerta, donde me esperaban mis padres.
 
        Una vez en el coche, miré por la ventanilla en dirección a nuestro bloque de apartamentos y formulé una despedida silenciosa antes de que se perdiera de vista, mientras el vehículo se alejaba sobre el asfalto brillante, rumbo a una nueva vida.

4 comentarios:

  1. A ver si en esta segunda "edición" consigues superarte! Sé que puedes. Suerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ¡gracias! A ver, a ver si arreglo algo...

      Eliminar
  2. Hola, soy Ines Escartín, que corresponde a Kiskita, en potterfics.
    Ya, se que no te acordarás casi de mi, ya que hace tiempo que ni comento... sorry.
    Bueno, pues como el otro dia me pasé por potterfics, me leí tooooodos los caps arretrasados de ECDLS, y he de decirte que me encantaron, en serio.

    Kiskita
    P.D. Te seguiré también en Blogger, ya que yo también tengo un blog!
    nevercryandsmile.blogspot.com.es (por si alguna vez te aburres y no sabes que hacer)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola, Inés!!
      Claro que me acuerdo de ti, jajaja. ¿En serio? ¿¡Todos los capítulos de ECDLS!? Guau, jeje, muchas gracias!!

      En seguida me paso por tu blog ;D

      Un besazo,

      Meri

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...